Reformar sin sufrir

Reformar sin sufrir retrasos, sobrecostes, desilusiones, en definitiva, sin sufrir emocionalmente la reforma. Seguro que esto es lo que quieres cuando te planteas reformar tu hogar.

Es posible reformar sin que te cueste tu salud emocional. No me extraña que tengas dudas, incluso miedo a las reformas, es algo que haces pocas veces en tu vida y no sabes en quien confiar y en quien no. Por este motivo la incertidumbre es enorme y puede llegar a superarte.

Con este post aspiro a darte unos consejos básicos para que puedas disfrutar, en la medida de lo posible, la reforma de tu hogar.

La clave es la planificación, en varios sentidos. Me imagino que tienes claro cuáles son las necesidades que tu vivienda, o futura vivienda, no cumple. Faltan o sobran habitaciones, las instalaciones son muy viejas, necesitas ampliar superficie o cambiar los acabados deteriorados, estos son algunos ejemplos entre otros muchos posibles.

reformar sin sufrir

Esta planificación de la que te hablo comienza con saber si con el dinero que dispones puedes afrontar la reforma. Pero ¿cómo saber cuanto cuesta? Aquí es donde comienza la búsqueda de asesoramiento. Es el momento de tener la primera reunión con un arquitecto o constructor para que le cuentes lo que necesitas y te dé una estimación económica tanto de construcción como de licencias y proyectos necesarios. Ojo no es un precio final, pero te servirá para saber si puedes afrontarlo o estás muy lejos.

Una vez que tienes esta estimación cuenta con un 15 o 20% más, puede parecer un poco exagerado y quizás lo sea, pero justo estos consejos son los que te harán estar más tranquilo. En todos los proyectos que hemos realizado nunca hemos tenido este desvío, pero en esta fase del proceso es conveniente tener esta previsión. Hasta ahora son números gordos y en las reformas siempre aparecen cosas inesperadas.

Ahora llega el momento del proyecto, puede que te haga falta porque te obligue la ley o no, depende del alcance de la reforma. Esto ya te lo contamos en la primera reunión. Mi consejo es que siempre tengas un proyecto, sé que suena a autobombo, pero te ayudara en muchos sentidos. En este enlace puedes ver los beneficios y más información.

 Una vez que tengas el proyecto bien definido y detallado, con los ajustes necesarios de diseño y presupuesto que hayas necesitado, estás en condiciones de saber como va a quedar la reforma (planos e infografías), cuanto te va a costar con una desviación de un 5% máximo.

También sabrás el plazo con más certeza, aunque te pase lo mismo que con el presupuesto que tienes que contar con un pequeño desvío.

Al pensar y desarrollar la obra en planos y presupuestos, es decir, en papel, todo queda más definido. Planificar es la clave para que haya más certidumbre donde antes había incertidumbre.  

De este modo puedes tener la seguridad que reformar sin sufrir es posible.

¿Quieres un HOGAR que te llegue al ALMA?

Consigue el MANUAL con los «9 Factores que debes tener en cuenta para que tu hogar te llegue al ALMA»

HOGAR ALMA 3

Compártelo

Más Posts

Deja una respuesta